¿Deben vacunarse las personas que se han recuperado del COVID?
12 July 2021

por Marc Girardot

Un amigo británico, recuperado de COVID, decidió vacunarse a pesar de ser naturalmente inmune. Este es el correo electrónico que me envió recientemente:

“Marc sufrí un leve derrame cerebral el miércoles 8 días después de tomar la 2ª dosis de Astrazeneca. Como soy corredor de maratón, soy un “caso raro”. No fumo, ni tengo la presión arterial alta, ni el colesterol alto, ni tengo antecedentes familiares, ni entro en ninguna de las categorías de riesgo de coágulos de sangre…Me advertiste que no tomara la segunda dosis y ojalá hubiera seguido tu consejo. He corrido un riesgo totalmente innecesario con mi vida y me arrepiento amargamente de haberlo hecho”.

Al contrario que la mayoría, Tony estaba informado; le habían hablado del poder de la inmunidad natural, de la larga -si no vitalicia- duración de la inmunidad, del riesgo inherente a cualquier procedimiento médico (¡Sí, la vacunación es un procedimiento médico!), así como de los crecientes niveles de acontecimientos adversos.  Admitió que no se había imaginado que pudiera ocurrirle a él.

Aunque es difícil evaluar con precisión la gravedad y la amplitud reales de los acontecimientos adversos relacionados con las vacunas, está muy claro que la vacunación contra el COVID-19 no es tan inofensiva como han estado diciendo las empresas farmacéuticas, los principales medios de comunicación, el mundo académico, las autoridades sanitarias y la comunidad médica. Y, en contraste con los individuos de alto riesgo que siguen siendo susceptibles, las personas recuperadas no tienen ningún beneficio real que equilibre los riesgos adicionales de la vacunación.

Durante más de un año, los principales medios de comunicación, las autoridades sanitarias y muchos “expertos” han restado importancia al poder del sistema inmunitario, desestimando la inmunidad natural y proclamando que la inmunidad al COVID-19 era de corta duración.  Al mismo tiempo, las vacunas se han presentado como la bala de plata para esta crisis, un procedimiento incidental sin ningún riesgo. Los datos muestran una imagen diferente y muchos están saliendo a la luz para desafiar la narrativa oficial.  Demostraremos que la narrativa oficial es una falacia peligrosa.

El sistema inmunitario humano es uno de los logros más sofisticados de la evolución. La supervivencia de nuestra especie ha dependido de él durante milenios.  Hoy en día, seguimos dependiendo en gran medida de él. Para que conste, el 99% de las personas infectadas por el SARS-CoV-2 se recuperan sin tratamiento. Sólo el 1% de los pacientes con SARS-CoV-2, que no recibieron un tratamiento domiciliario temprano, acaban hospitalizados. En otras palabras, el sistema inmunitario protege de forma abrumadora. Incluso las vacunas dependen totalmente del sistema inmunitario: las vacunas enseñan esencialmente a nuestro sistema inmunitario para qué marcadores virales debe estar preparado, no son curas en sí mismas.  Sin un sistema inmunitario funcional, no puede haber una vacuna eficaz.

Sobre la falacia del decaimiento de la inmunidad

Una vez recuperada, la respuesta inmunitaria retrocede, sobre todo a través de una disminución de los anticuerpos. Esto no sólo es natural, sino que es indispensable para devolver al organismo a un estado normal y equilibrado.  Al igual que un estado permanente de fiebre es perjudicial, un número elevado de anticuerpos o células T sin objetivo que circulen constantemente por el cuerpo podría crear complicaciones graves, como por ejemplo enfermedades autoinmunes. Desde una perspectiva evolutiva, sólo sobrevivieron aquellos cuyo recuento de anticuerpos y células T disminuyó tras la infección. Por tanto, un número decreciente de anticuerpos y células T es tranquilizador, incluso saludable.

Pero esta disminución de células T y anticuerpos no significa que se haya perdido la inmunidad. Significa que el sistema inmunitario se ha adaptado a la nueva situación, y ahora sólo está en modo centinela: Las células B y T de memoria, que circulan en la sangre y residen en los tejidos, actúan como centinelas vigilantes y eficaces durante décadas:

  • los supervivientes de la epidemia de gripe española fueron sometidos a pruebas de inmunidad contra el virus de la gripe de 1918, noventa años después y siguieron demostrando su inmunidad;
  • las personas que se habían recuperado de la infección por SARS de 2003 demostraron una sólida respuesta de las células T diecisiete años después.
  • la amplia prevalencia de una alta inmunidad cruzada – obtenida a partir de anteriores infecciones por resfriados comunes- es una demostración más de la resiliencia de la inmunidad natural contra los coronavirus.

De hecho, todos los estudios recientes muestran que la inmunidad específica contra el SARS-CoV-2 sigue siendo eficaz, posiblemente durante toda la vida. Nuestro sistema inmunitario es una plataforma modular, puede combinarse de infinitas maneras para hacer frente a una multitud de amenazas en diversos contextos. Como tal, es neutral a las amenazas virales a las que se enfrenta. En otras palabras, no hay absolutamente ninguna razón para creer que los recuperados de Covid-19 vayan a perder su inmunidad a lo largo de los años, o incluso de las décadas venideras.

Sobre la falacia de la reinfección

Es posible que también haya oído hablar de personas que se han vuelto a infectar por el SARS-CoV-2. En efecto, la inmunidad, natural o inducida por la vacuna, no es el escudo impenetrable que muchos describen. Se producen reinfecciones esencialmente inocuas y asintomáticas. Ese es, de hecho, el propio mecanismo por el que se activa la inmunidad adaptativa.

Sin embargo, las reinfecciones sintomáticas son muy raras. Al igual que un ejército que adapta su respuesta al tamaño y la progresión de sus fuerzas enemigas, la inmunidad adaptativa proporciona una respuesta específica, rápida y con recursos optimizados. Por ello, las reinfecciones son en su mayoría asintomáticas y los pacientes recuperados están protegidos de pasar una enfermedad grave.

De hecho, las reinfecciones inocuas pueden desempeñar un papel positivo para la salud pública al actuar como actualizaciones inmunitarias continuas para la población. Pueden ayudar a formar una adaptación progresiva y sin fisuras ante las variantes y las cepas emergentes. Y, de hecho, un estudio reciente demostró que las parejas con hijos eran más frecuentemente asintomáticas que las parejas sin hijos, muy probablemente porque los niños actúan como vehículos de inmunización naturales e inocuos. La razón más probable por la cual los países con alta densidad de población tienen, en su mayoría, un total de muertes muy bajo, es que tienen reinfecciones asintomáticas que actualizan de forma regular y generalizada la inmunidad de la población.

Sobre la falacia de las variantes

Como demuestran las bajas cifras de reinfecciones sintomáticas mencionadas anteriormente, y también múltiples estudios, las variantes no han escapado hasta ahora a la inmunidad adquirida.  Del mismo modo que los estadounidenses pueden hablar e interactuar sin problemas en Inglaterra, sin que lo impidan algunas variantes de palabras, la inmunidad natural no se ve obstaculizada por las variantes, posiblemente más que la inmunidad inducida por la vacuna. Hay muchas pruebas de la sofisticación y la amplitud del sistema inmunitario humano, y está claro que unos pocos cambios genéticos menores en el virus no pueden eludir su arsenal.

En todo el mundo, múltiples estudios demuestran altos niveles de células T y anticuerpos de reacción cruzada preexistentes, al SARS-CoV-2. En otras palabras, muchos ya eran ampliamente inmunes a través de otros coronavirus. Esta es la explicación más probable del nivel inesperadamente alto de infecciones asintomáticas durante la pandemia. Y lo que es más importante, esto demuestra que incluso con grandes diferencias genéticas, la inmunidad previa a los coronavirus relacionados es suficiente para evitar la COVID-19 grave. Por lo tanto, es bastante evidente que las variantes no son preocupantes para la población recuperada.

Sobre la falacia de que la vacuna es mejor que la inmunidad natural

Es posible que haya oído decir que las vacunas proporcionan mejor protección que la inmunidad natural. Esta es una forma interesante de torcer la realidad. ¿Cómo puede una vacuna ser más eficaz en la inmunización que la enfermedad que intenta imitar?

De acuerdo con la teoría, hay varias razones que explican por qué la inmunidad natural es mejor que la inmunidad inducida por la vacuna: 

  • Menos objetivos inmunológicos: las vacunas de ARNm/ADN presentan sólo una fracción del código genético del virus (5-10%). Por ejemplo, no utilizan los epítopes altamente inmunogénicos del ORF1. Por lo tanto, el sistema inmunitario recluta un menor número de células T al recurrir a un repertorio más reducido y, en consecuencia, monta una respuesta menos eficaz. La lógica: Imagina que pierdes a varios jugadores clave en un torneo de fútbol, puede que aún así ganes, pero será más difícil.
  • Mayor tiempo de activación inmunológica: El menor número de dianas epitópicas también significa que la alarma para el sistema inmunitario se retrasará. Este es un factor clave para el éxito en la batalla contra el COVID-19. Cuanto más amplio sea el repertorio de dianas, más rápido será el encuentro entre las células dendríticas y los antígenos identificables. La lógica: Como en una fiesta a la que vas, puedes empezar a festejar mucho más rápido cuando tienes diez amigos allí que cuando sólo tienes uno. Simplemente son más fáciles de encontrar.
  • Lugar de administración inadecuado: La administración intramuscular de las vacunas actuales, por desgracia, no imita en absoluto la penetración y propagación virales. Los coronavirus no entran en el cuerpo a través de los músculos. Lo hacen a través del tracto respiratorio, a menudo infectando de célula a célula. Al contrario que las vacunas administradas por los músculos, la inmunidad natural coloca una fuerte fuerza centinela de células residentes con memoria en los portales de entrada y cierra la entrada del virus en el cuerpo de forma preventiva. Desde un punto de vista evolutivo, esto tiene mucho sentido. La lógica: es mucho más fácil detener a un ejército que viene a través de un estrecho desfiladero que en las playas de Normandía.  

Investigaciones recientes confirman esta lógica. Un estudio comparativo realizado en Israel descubrió que la protección frente a la enfermedad grave era del 96-4% en los individuos recuperados por Covid-19, pero del 94,4% en los vacunados, y concluyó que “nuestros resultados cuestionan la necesidad de vacunar a los individuos previamente infectados”. ” Otro estudio comparativo de referencia realizado por un equipo de la Universidad de Nueva York destacó una reacción humoral y citotóxica más rápida, amplia y de mayor impacto en la inmunidad de los recuperados frente a la inducida por la vacuna. 

Hay muchas pruebas de que vacunar a las personas recuperadas de COVID-19 no aporta ningún beneficio. Es muy posible que haga lo contrario, debido al riesgo de crear tolerancia a elementos del virus que se traduce en una reducción de la potencia inmunitaria. 

Sobre la falacia de la inocuidad de las vacunas

Sin denigrar la increíble contribución de las vacunas a la medicina moderna y a la salud pública, hay que reconocer que las vacunas son un procedimiento médico. Como tal, las vacunas nunca deben considerarse a la ligera. No son neutrales ni triviales, más aún cuando se inyectan a miles de millones de personas.

Por su propia naturaleza, las vacunas alteran el sofisticado equilibrio del sistema inmunitario. Esto exige, por sí mismo, el respeto de rígidos protocolos de seguridad.  Aunque hemos progresado considerablemente en nuestra comprensión de la inmunología, todavía estamos muy lejos de entender sus complejidades y sutilezas, especialmente cuando se trata de nuevas tecnologías de ARNm y ADN. Debido al riesgo de choque anafiláctico, enfermedades autoinmunes, interacciones imprevistas, fallos de diseño, protocolos de calidad deficientes, sobredosis, etc., las vacunas han estado tradicionalmente estrictamente reguladas.

La historia nos enseña a ser precavidos con las vacunas, desde la chapuza de la inactivación de las vacunas contra la poliomielitis, que acabó infectando a 40.000 niños con esta enfermedad en 1955, pasando por la vacuna contra la gripe porcina de 1976, que hizo que 450 desarrollaran el síndrome de Guillain-Barré, hasta el más reciente brote de poliomielitis inducido por la vacuna en Sudán. El reciente rechazo por parte de las autoridades sanitarias brasileñas de la Covaxin de Bharat es un claro recordatorio de lo rigurosas e independientes que deben ser nuestras autoridades sanitarias para que las vacunas promuevan, y no obstaculicen, la salud pública.

Tras 6 meses de vacunación y un año de investigación, una serie de banderas rojas deberían alertar a los posibles vacunados y a las autoridades sanitarias:

  1. Nanopartículas errantes: Las nanopartículas lipídicas, portadoras del ARNm, debían permanecer en el músculo, pero acabaron distribuidas por todo el cuerpo, especialmente en los ovarios, el hígado y posiblemente la médula ósea.
  2. PEG anafiláctico: Se han planteado varias preocupaciones en relación con el nuevo uso del adyuvante PEG. En particular, investigaciones anteriores habían planteado el riesgo de anafilaxia cardíaca en la segunda inyección.
  3. Localizaciones sensibles: Los receptores ACE-2 susceptibles de unirse a la proteína de la espiga se expresan en gran medida en las células de revestimiento de los vasos sanguíneos de zonas muy sensibles, como el cerebro, el corazón, los pulmones, el hígado y los sistemas reproductores masculino y femenino.
  4. Espigas tóxicas circulantes: Las proteínas de espiga (spike protein) inducidas por las vacunas de ARNm/ADN han demostrado ser patógenas y altamente inflamatorias, en particular debido a la similitud de la secuencia de la espiga con la de la enterotoxina estafilocócica B. También se ha descubierto que causa directamente coágulos de sangre a través de la activación de las plaquetas. Un investigador dijo: “Nuestros hallazgos demuestran que la proteína de espiga del SARS-CoV-2 causa lesiones pulmonares incluso sin la presencia de un virus intacto”.
  5. Alteración de la BBB – Un estudio reciente destaca el riesgo de alteración de la barrera hematoencefálica, un mecanismo de filtrado fundamental para proteger el cerebro. También se ha descubierto que la proteína de la espiga atraviesa la BBB y crea inflamación en el cerebro.
  6. Elevados efectos adversos: Aún cuando muy probablemente esté subreportado, el número total de efectos adversos graves en comparación con otras vacunas tradicionales sigue siendo muy elevado. Las más de 6.000 muertes observadas [en Estados Unidos] en seis meses superan todas las muertes relacionadas con las vacunas en 30 años. Esto es bastante inquietante, y tiende a confirmar las señales de alarma antes mencionadas.
  7. Los niños corren más riesgo: Las vacunas Covid-19 parecen ser más perjudiciales para los niños y los adolescentes, en particular con un número creciente de eventos de miocarditis,. El hecho de que las dosis de las vacunas no se ajusten al peso corporal es especialmente preocupante, dado el descubrimiento de nanopartículas circulantes y la toxicidad de la proteína espiga.

Estos son esencialmente los efectos a corto plazo de estas nuevas vacunas. No hay datos clínicos a largo plazo sobre las implicaciones de estas vacunas, sobre todo en lo que respecta a los anticuerpos autoreactivos (anticuerpos que atacan al propio cuerpo creando enfermedades autoinmunes).

Para concluir, nos preguntamos por qué cualquier persona sana y recuperada de COVID-19 querría o se le aconsejaría correr algún riesgo -incluso el más remoto- al vacunarse teniendo en cuenta esto:

  • los que se han recuperado de COVID-19 gozan de una sólida inmunidad,
  • La duración de la inmunidad natural es de décadas, probablemente de por vida,
  • la eficacia de la inmunidad natural es mejor que la inducida por la vacuna,
  • Las variantes no son una preocupación inmunológica, ya que no presentan ningún riesgo de escape inmunológico,
  • Las vacunas son intervenciones médicas que nunca deben tomarse a la ligera, especialmente cuando todavía son experimentales,
  • no hay ningún beneficio para los recuperados de COVID-19 y
  • Es evidente que las vacunas COVID-19 no son tan seguras como declararon inicialmente los fabricantes.

Publisher’s note: The opinions and findings expressed in articles, reports and interviews on this website are not necessarily the opinions of PANDA, its directors or associates.

Share this

Post Tags

Our News In Your Inbox

Subscribe to our newsletter

RECENTLY ADDED TO THE SITE

Nietzsche’s Last Men and the Covid Event

Nietzsche’s Last Men and the Covid Event

by Chris Waldburger | Part 1 | The power structures of liberal states depended on a credibility created by the valorizing of neutral, transcendent science. Science had eclipsed religion and superstition, and thus a political order of pragmatic science somehow overcame politics.

The myths of Pandemic Preparedness

The myths of Pandemic Preparedness

by Dr David Bell | The subversion of health for profit runs contrary to the entire ethos of thepost-World War Two anti-fascist, anti-colonialist movement. When people across politics can acknowledge this reality, they can put aside the false divisions that this corruption has sown