Manifiesto para la protección de niños y jóvenes de la respuesta al COVID-19
30 May 2021

“La experiencia nos muestra que las comunnidades que enfrentan epidemias u otros eventos adversos, responden mejor y con la menor ansiedad, cuando se interrumpe lo menos posible el funcionamiento social normal de la comunidad.” (Inglesby et al., 2006)

UN ALEJAMIENTO DE LOS PRINCIPIOS DE LA SALUD PÚBLICA

La respuesta a la pandemia del COVID-19, en muchos países, ha incluído políticas sin justificación científica ni consideraciones de tipo costo-beneficio.
Los confinamientos, el cierre prolongado de las escuelas, el testeo masivo, el seguimiento de contactos, el distanciamiento social extensivo y el uso generalizado de máscaras en la población, marcan un alejamiento drástico de las recomendaciones y los planes de respuesta a las pandemias del sistema de salud pública, previos al COVID-19 (Inglesby et al., 2006; WHO, 2019).

INTERVENCIONES SANITARIAS BASADAS EN LAS NECESIDADES

A lo largo de la pandemia, muchos gobiernos y sociedades han puesto un énfasis limitado a reducir los ‘casos’ de COVID-19 para prevenir las muertes debidas a la enfermedad en los grupos de alto riesgo. Esta política ha fallado drásticamente y ha generado un daño colateral enorme a los grupos vulnerables, como es el caso de las familias y las comunidades de bajos ingresos, individuos con discapacidad o enfermedades mentales, los ancianos, los niños y los jóvenes (15 a 25 años de edad) (WHO, n.d.a). Una respuesta basada en una protección enfocada en aquellas personas que presentan alto riesgo al COVID-19 puede conseguir los mejores resultados para todos, tal como se describe en la Declaración Great Barrington (Kulldorff et al., 2020) y en el Protocolo para la Reapertura de la Sociedad (PANDATA, 2020).

LA EPIDEMIOLOGÍA LO DEMUESTRA CON ELOCUENCIA

COVID-19 presenta un alto riesgo de sufrir una enfermedad severa o incluso la muerte para los ancianos con múltiples comorbilidades, pero para la mayoría de la población el riesgo resulta insignificante (CDC, 2021a). Para las personas debajo de los 70 años de edad, la tasa promedio de mortalidad por infección (IFR) es de 0,05 % (Ioannidis, 2021). Esta estimación incluye individuos con comorbilidades, lo que implica que esta tasa es aún mucho menor para las personas sin comorbilidades. Para los niños y los jóvenes el IFR es “casi cero” (Oke & Heneghan, 2020). Estos últimos tampoco son los principales motores de la transmisión a los adultos, y en particular a los ancianos (Ludvigsson, 2020). Estas ventajas no fueron tomadas en cuenta cuando se diseñaron las políticas sanitarias de respuesta al COVID-19 y, a pesar de constituir una abrumadora evidencia epidemiológica, siguen siendo ignoradas para detrimento de estos sectores de la población.

LA NUEVA GENERACIÓN ESTÁ EN PELIGRO

La evidencia ya nos muestra que el bienestar físico, mental y social de los niños y jóvenes ha sufrido serios daños, al igual que sus logros educativos y sus perspectivas futuras (Lewis et al., 2021). Nunca hubo motivos para interrumpir las vidas de los niños y los jóvenes, y existen todas las razones para reestablecer la normalidad para estas poblaciones. Quienes diseñan las políticas deben tomar acciones inmediatas para protejer a los niños y jóvenes de mayores daños e injusticias, ahora y en el futuro.

 

 

ACCIONES PARA REESTABLECER LA NORMALIDAD

  1. Quitar todos los mandatos asociados a COVID-19, especialmente el uso de máscaras y el distanciamiento social en los servicios educativos, sociales, médicos y recreativos que atienden a niños y jóvenes. Ampliar estos servicios para satisfacer el aumento de las necesidades.
  2. Ofrecer la vacuna para el COVID-19 a las personas de alto riesgo como prioridad. Los niños y jóvenes no se benefician con la vacuna para el COVID-19 ya que su riesgo ante esta enfrmedaad es casi nulo. La vacunación masiva y los ensayos de vacunación en niños sanos son por lo tanto no éticos. Vacunar a esta población desvía recursos de los vulnerables y de asuntos de salud más pertinentes (como la hambruna de niños o la vacunación pediátrica de rutina). Las familias de niños y jóvenes con comorbilidades severas deben pedir orientación a su médico.
  3. Terminar con el testeo de lactantes, niños y jóvenes. En caso de enfermedad (la presencia de síntomas de COVID-19), éstos deben permanecer en casa hasta estar completamente recuperados. El testeo obligatorio de estudiantes no es ético.

ACCIONES PARA FACILITAR LA RECUPERACIÓN

  1. Evaluar a corto y largo plazo el impacto de los confinamientos y la interrupción de la educación o su provisión en condiciones sub-óptimas, en niños y jóvenes en términos de la salud física y mental, ajustes sociales, logros educativos y perspectivas de su formación. Deben establecerse metas INTELIGENTES. La magnitud de los daños debe ser compartida con el público, y quienes diseñan las políticas deben asumir la responsabilidd.
  2. Diseñar programas de remediación para alcanzar metas de bienestar en educación y en salud (física y mental), particularmente para grupos vulnerables como los jóvenes que han dejado la escuela, o que están recién casados o llevando un embarazo.
  3. Armar un equipo de trabajo multidisciplinario de expertos para crear un caso que convierta el cierre prolongado de las instituciones educativas en un acto ilegal, para asegurar que una calamidad similar sea evitada en el futuro.

Los niños y los jóvenes tienen el derecho a perseguir la vida, la libertad, el aprendizaje, el ocio, el amor, y la risa.

ANEXO A
Literatura cintífica detrás del COVID-19 en lo que respecta a niños y jóvenes

El conocimiento sobre COVID-19 recopilado a lo largo del último año, está apenas representado en los medios de comunicación masivos o en los mensajes que nos llegan desde la salud pública. Este hecho confunde a la población y alimenta un miedo innecesario. A continuación presentamos un extracto de la literatura científica hoy disponible detallando la evidencia en torno a los niños y la gente joven.

  1. Los niños y los jóvenes tienen menos probabilidad de infectarse con SARS-CoV-2 que los adultos (Patel & Verma, 2020).
  2. Ellos generalmente presentan síntomas leves o incluso resultan asintomáticos ante la enfermedad (Lazzerini et al., 2021).
    “Los niños también pueden ser infectados por SARS-CoV-2, pero la mayoría de los casos pediátrios con infección por SARS-CoV-2 confirmada por laboratorio son suaves; la enfermedad severa de COVID-19 en niños es poco común.” (Carsetti et al., 2020).
  3. Su probabilidad de morir por COVID-19 es prácticamente cero
    “Los niños tienen mucho mayor riesgo de enfrentar una enfermedad crítica por influenza que por COVID-19” (Shekerdemian et al., 2020).
    “La mortalidad en niños parece estar cerca de cero (a diferencia de la gripe)” (Oke & Heneghan, 2020).
    “[en Suecia,] muy pocos casos [de niños en la escuela] han ingresado a las UCI y no ha habido muertes reportadas en casos de 1 a 19 años de edad” (Folkhälsomyndigheten, 2020).
    “El número de muertes por toda causa entre los 1,951,905 niños en Suecia (al 31 de Diciembre de 2019) entre 1 y 16 años de edad fue de 65 durante el período pre–Covid-19, de Noviembre de 2019 hasta Febrero de 2020, y de 69 durante 4 meses de exposición al Covid-19 (de Marzo a Junio de 2020)” (Ludvigsson et al., 2021).
  4. La transmisión asintomática no es el principal motor de los brotes (WHO, n.d.b)
    “En toda la historia de los virus respiratorios de cualquier tipo, la transmisión asintomática jamás ha sido el motor de los brotes. El gatillo de los brotes siempre es una persona sintomática.” (Fauci, 2020).
    Dentro de la misma casa o grupo familiar, un estudio reciente registró 7 infecciones secundarias por cada 1.000 contactos asintomáticos cercanos, comparado con 180 infecciones secundarias por cada 1.000 contactos sintomáticos cercanos. (Madewell et al, 2020).
  5. La transmisión de SARS-CoV-2 de niños a adultos es mínima
    “Es poco probable que los niños sean los principales motores de la pandemia. Es poco probable que abrir las escuelas y los jardines de infantes impacte en las tasas de mortalidad por COVID-19 en la gente mayor.” (Ludvigsson, 2020).
    “El rastreo y el testeo sistemático de contatos de casos pediátricos de COVID-19 mostró que la transmisión es mínima, tanto de niño a niño, como de niño a adulto, en escuelas primarias que implementaron medidas para la prevención y el control de la infección [higiene, distanciamiento físico y quedarse em casa si se es sintomático]” (Brandal et al., 2021)
    “Esto se suma a la evidencia actual indicando que los niños no parecen ser motores de la transmisión” (Heavey et al., 2020).
    “el cierre o el no cierre de las escuelas no tuvo un impacto directo medible en el número de casos confirmados por laboratorio en niños de edad escolar en Finlandia o en Suecia.” (Folkhälsomyndigheten, 2020).
    “los niños no parecen ser super transmisores” (Munro & Faust, 2020).
    En un estudio de 12 millones de personas adultas en Inglaterra, “Para el caso de adultos que viven con niños, no hay evidencias de que exista un mayor riesgo de sufrir un COVID severo.”…”Entre 2.567.671 adultos de más de 65 años de edad, no se encontró ninguna relación entre el hecho de vivir con niños, y los efectos relacionados con SARS-CoV-2.” (Forbes et al., 2020).
  6. Los maestros no tienen mayor riesgo de infectarse en comparación con otras profesiones
    “En Suecia, un reporte comparando el riesgo de COVID para diferentes profesiones, mostró que no hay un riesgo mayor para maestros.”(Folkhälsomyndigheten, 2020).
  7. Enseñar es una profesión de jóvenes (NCES, 2012; OECD, 2018). Sólo una minoría de los maestros están en riesgo ante COVID-19. Hay varias intervenciones disponibles, tanto preventivas como terapéuticas, para su protección.
  8. Los niños pueden tener un efecto protector para los adultos.
    “Los niños están relativamente protegidos de la infección por el nuevo coronavirus (COVID-19). Un aumento del contacto con niños dentro de casa, fue asociado con una menor positividad en el test para SARS-CoV-2, y pareció estar también asociado con un menor riesgo de padecer una COVID-19 lo suficientemente severa como para requerir hospitalización.” (Wood et al., 2020).

ANEXO B
Literatura cintífica en torno a las máscaras

Hay muy poca investigación científica en torno a la efectividad del uso de máscaras o de sus daños potenciales por el uso prolongado en niños y jóvenes. La literatura disponible ofrece escasa evidencia científica respecto del uso de máscars en la población general y su influencia en la propagación de la enfermedad. A continuación se presenta un resumen de estudios hechos recientemente.

Inefectividad de las máscaras

“No encontramos evidencia de que las máscaras de tipo quirúrgico sean efectivas en la reducción de la transmisión de influenza confirmada por laboratorio, ya sea cuando son usadas por personas infectadas (control del foco emisor) como cuando son usadas por personas de la comunidad general para reducir su suceptibilidad.” (Xiao et al., 2020) – Centers for Disease Control and Prevention.

“Al momento, no hay evidencia directa (de estudios en COVID-19 y de personas sanas) de la efectividad del uso universal de máscaras en personas sanas en la comunidad para prevenir la infección por virus respiratorios, incluído COVID-19.” (WHO, 2020a) – The World Health Organisation.

“Los resultados acumulados de estudios aleatorizados no mostraron una clara reducción de la infección respiratoria viral por el uso de máscaras médicas/quirúrgicas durante la influenza estacional. No hubo diferencias evidentes entre el uso de máscaras médicas/quirúrgicas en comparación con el uso de respiradores N95/P2 en trabajadores de la salud cuando fueron usadas en cuidados de rutina para reducir la infección respiratoria viral.” (Jefferson et al., 2020) – Cochrane Review.

“Pareciera que a pesar de dos décadas de preparación para una pandemia, existe una considerable incerteza respecto del valor del uso de máscaras.” (Jefferson & Heneghan, 2020) – The Center for Evidence-Based Medicine, University of Oxford.

Daños debidos al uso de máscaras

La OMS lista las desventajas de usar máscara: incomodidad, dolores de cabeza, dificultad para respirar, auto-contaminación, lesiones faciales, una falsa sensación de seguridad y cumplimiento deficiente, entre otras (WHO, 2020b).

Los niños son obligados a usar una máscara en la escuela mientras realizan actividades físicas suaves y durante el juego, al mismo tiempo que las recomendaciones de la OMS establecen claramente que, “Varios estudios han demostrado la existencia de efectos deleterios en varios parámetros fisiológicos cardiopulmonares durante el ejercicio suave o moderado en sujetos sanos y en aquellos con enfermedades respiratorias de base.” (WHO, 2020b).

“Deficiencias causadas por el uso de la máscara fueron reportadas por el 68% de los padres. Estas incluyeron irritabilidad (60%), dolores de cabeza (53%), dificultad para concentrarse (50%), menos alegría (49%), rechazo a ir a la escuela o al jardín de infantes (44%), malestar (42%), dificultad en el aprendizaje (38%) y somnolencia o fatiga (37%).” (Schwarz et al. 2021).

El uso de máscara impacta enormemente en la comunicación (WHO, 2020b) y en la habilidad para expresar emociones y leer gestos faciales. Esto puede obstaculizar el desarrollo del lenguaje en niños pequeños y causarles una angustia innecesaria. Incluso puede impactar negativamente el lazo entre recién nacidos y sus padres (Green et al., 2021).

 

ANEXO C
Literatura cintífica sobre los efectos de la respuesta al COVID-19 en niños y jóvenes

Los niños y los jóvenes han sido sometidos a restricciones arbitrarias y severas que comprometen su salud física y mental, su adaptación en la sociedad, sus logros educativos, y su poder adquisitivo a lo largo de sus vidas, causando graves daños a toda una generación (Crawley et al. 2020; Lewis et al. 2021), tal y como se lista a continuación.

  1. Deterioro de los logros educativos (Fairfax County, 2020; Bao et al., 2020; Kuhfeld & Tarasawa, 2020; Engzell et al., 2021) que surge de:
    * el cierre de las escuelas, lo cual afecta a 1.600 millones de estudiantes en todo el mundo (UNESCO, 2021);
    * el fracaso del aprendizaje online (Fitzpatrick et al., 2020);
    * tasas de deserción escolar estimadas en 24 millones de estudiantes (UNESCO, 2020);
    * la falta de acceso a computadoras (UN News, 2020) y WIFI (UNESCO, 2021) afectando a 830 millones y 463 millones de estudiantes respectivamente;
    * la pérdida de motivación debido a las restricciones;
    * la desmoralización debida a las repetidas cuarentenas (Jones, 2021);
    * el ausentismo forzado debido a los modelos híbridos de enseñanza (en parte presencial, en parte online); se sabe que el ausentismo tiene un impacto negativo en los logros educativos y el comportamiento social (Ansari & Pianta, 2019);
    * una comunicación ineficiente entre profesores y estudiantes debida al uso de máscaras;
    * la reducción del tiemo de enseñanza debido a las medidas de sanitización agregadas.
  2. Disminución de los ingresos a lo largo de toda la vida y la prosperidad general de las naciones. Al perder un único período lectivo, “los estudiantes (…) podrían esperar una reducción del 3% de sus ingresos a lo largo de toda su vida. Para los países, el menor crecimiento a largo plazo relacionado con dichas pérdidas, podría significar una reducción promedio del 1,5% de su PBI anual para el resto del siglo…equivalente a una pérdida económica total de 14.200.000 millones de dólares” (Hanushek & Woessmann, 2020). Este impacto negativo en las ganancias de capital humano en el futuro, es particularmente marcado en niños de grupos socioeconómicos bajos (Fuchs-Schündeln et al., 2020).
  3. El retraso del desarrollo social y emocional que es normalmente facilitado por actividades escenciales como el juego, el deporte, las actividades extra-curriculares y la sociabilización normal (de Araujo, 2020).
  4. Una salud mental empobrecida reflejada en un aumento de:
    * ansiedad, depresión (Loades et al., 2020; Jiao et al., 2020) debido al aislamiento, restricciones de la libertad, y desinformación en relación a la enfermedad (ej. el rol de los niños asintomáticos en la transmisión a los ancianos);
    * desórdenes obsesivo-compulsivos (Nissen et al., 2020);
    * alcohol y abuso de sustancias (Dumas et al., 2020);
    * ideación suicida y suicidio (Odd et al., 2020);
    * reclamos por autolesión intencional, sobredosis y salud mental que se han duplicado durante los confinamientos en la población adolescente (Fair Health, 2021).
  5. Un aumento de la adicción a aparatos electrónicos, un incremento del tiempo que se está frente a una pantalla (Montag & Elhai, 2020; Dong et al., 2020), los juegos online (King et al., 2020) y sus efectos nocivos asociados.
  6. Los daños a estudiantes con necesidades especiales, debido a la alteración de sus rutinas y la pérdida del acceso a servicios profesionales (Aishworiya & Kang, 2020; Asbury et al., 2020; Cacioppo et al., 2020; Colizzi et al., 2020).
  7. El abuso físico (Sidpra et al., 2021) y el maltrato de niños (Lawson et al. 2020) se han vuelto más notables. Al estar cerradas las escuelas, muchos de estos casos no se dan a conocer y no pueden ser manejados correctamente.
  8. Se espera un empobrecimiento de la salud general a raiz de:
    * la pérdida de visitas de control a niños sanos (Korioth, 2020);
    * la pérdida de vacunaciones pediátricas de rutina (Santoli et al., 2020; Ladhani et al., 2020);
    * “el corte de servicios vitales de protección, nutrición, salud y bienestar” (UNESCO, 2021) – Muchos niños fueron privados de su única comida caliente ofrecida por el sistema de alimentaión escolar;
    * un aumento de la obesidad infantil (Cuschieri & Grech, 2020);
    * la reducción de los exámenes, diagnósticos y tatamientos de enfermedades infantiles como el cáncer (Graetz et al., 2021) y otras enfermedades (Ladhani et al., 2020).
  9. La sobremedicación de niños y jóvenes a través de:
    * repetidos testeos de COVID-19 a estudiantes (Lacobucci 2021; GOV.UK, 2021; CDC, 2021b) – un procedimiento innecesario y potencialmente doloroso;
    * la participación de bebés sanos (Lovelace, 2021) y niños en ensayos de vaunación (Pfizer, 2021);
    * la presión para vacunar a los jóvenes contra el COVID-19 – una enfermedad que no representa para ellos escencialmente ningún riesgo.
  10. El agravio de problemas sociales en relación a niños y jóvenes como resultado de la respuesta a la pandemia, como:
    * explotación criminal (Brewster et al., 2020);
    * violencia, reclutamiento militar, y trabajo infantil (UNESCO, n.d.);
    * “explotación sexual, embarazo adolescente, y casamientos forzados” (UNESCO, 2021);
    * se estima que en el primer año de la pandemia, se han sumado 6,7 millones de niños que sufren de raquitismo (Fore et al., 2020);
    * hambre y pobreza (Van Lancker & Parolin, 2020; Aborode et al., 2021) con una estimación de 142 millones nuevos de niños viviendo en casas pobres (UNICEF, 2020).

Referencias

Aborode, A. T., Ogunsola, S. O., & Adeyemo, A. O. (2021). A crisis within a crisis: COVID-19 and hunger in African children, The American Journal of Tropical Medicine and Hygiene, 104(1), 30-31.

Aishworiya, R., & Kang, Y. Q. (2020). Including children with developmental disabilities in the equation during this COVID-19 pandemic. Journal of Autism and Developmental Disorders. [Commentary published online]

Ansari, A. & Pianta, R. (2019). School absenteeism in the first decade of education and outcomes in adolescence. Journal of School Psychology, 76(2019), 48-61.

Asbury, K., Fox, L., Deniz, E., Code, A., & Toseeb, U. (2020). How is COVID-19 affecting the mental health of children with special educational needs and disabilities and their families?  Journal of Autism and Developmental Disorders, 51, 1772–1780.

Bao, X., Qu, H., Zhang, R., & Hogan, T. P. (2020) Modeling reading ability gain in kindergarten children during COVDI-19 school closures. International Journal of Environmental Research and Public Health, 17(17), 6371.

Brewster, B., Robinson, G., Brotherton, V., Silverman, B., & Walsh, D. (2020, October). The impact of COVID-19 on child criminal exploitation. Interim Research briefing. University of Nottingham Rights Lab.

Brandal, L., Ofitserova, T., Meijerink, H., Rykkvin, R., Lund, H., Hungnes, O., Greve-Isdahl, M., Bragstad, K., Nygård., k., & Winje, B. (2021). Minimal transmission of SARS-CoV-2 from paediatric COVID-19 cases in primary schools, Norway, August to November 2020. Eurosurveillance, 26(1).

Cacioppo, M., Bouvier, S., Bailly, R., Houx, L., Lempereur, M., Mensah-Gourmel, J., Kandalaft, C., Varengue, R., Chatelin, A., Vagnoni, J., Vuillerot, C., Gautheron, V., Dinomais, M., Dheilly, E., Brochard, S., & Pons, C. (2020). Emerging health challenges for children with physical disabilities and their parents during the COVID-19 pandemic: The ECHO French survey, Annals of Physical and Rehabilitation Medicine, 101429 .

Carsetti, R., Quintarelli, C., Quinti, I., Mortari, E., Zumla, A., Ippolito, G., & Locatelli, F. (2020). The immune system of children: The key to understanding SARS-CoV-2 susceptibility? The Lancet: Child and Adolescent Health, 3(4), 414-416.

Centres for Disease Control and Prevention (CDC). (2021a, March 19). COVID-19 pandemic planning scenarios.

CDC. (2021b, April 22). Considerations for case investigation and contact tracing in K-12 schools and institutions of higher education (IHEs).

Colizzi, M., Sironi, E., Antonini, F., Ciceri, M. L., Bovo, C., & Zoccante, L. (2020). Psychosocial and behavioral impact of COVID-19 in autism spectrum disorder: An online parent survey. Brain Sciences, 10(6), 341.

Crawley, E., Loades, M., Feder, G., Logan, S., Redwood, S., & Macleod, J. (2020). Wider collateral damage to children in the UK because of the social distancing measures designed to reduce the impact of COVID-19 in adults. British Medical Journal Paediatrics, 4:e000701.

Cuschieri, S., & Grech, S. (2020). COVID-19: A one-way ticket to a global childhood obesity crisis? Springer Journal of Diabetes and Metabolic Disorders, 19(2).

de Araújo, L. A., Veloso, C. F., Souza, M. C., Azevedo, J., & Tarro, G. (2020). The potential impact of the COVID-19 pandemic on child growth and development: a systematic review. Jornal de pediatria, S0021-7557. 

Dong, H., Yang, F., Xiaozi, L., & Wei, H. (2020). Internet addiction and related psychological factors among children and adolescents in China during the coronavirus disease 2019 (COVID-19) epidemic. Frontiers in Psychiatry, 11, 751.

Dumas, T. M., Ellis, W., & Litt, D. M. (2020). What does adolescent substance use look like during the COVID-19 pandemic? Examining changes in frequency, social contexts, and pandemic-related predictor. The Journal of Adolescent Health, 67(3), 354-361.

Engzell, A., Frey, A., & Verhagen, M. (2021). Learning loss due to school closures during the COVID-19 pandemic. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 118(17), e2022376118.

Fairfax County Public Schools. (2020). Study of teaching and learning during the COVID 19 pandemic: Analyses of Q1 secondary marks. Office of Research and Strategic Improvement.

Fair Health. (2021, March 2). The impact of COVID-19 on pediatric mental health: A study of private healthcare claims. [White Paper].

Fauci, A. (2020, September 5). Asymptomatic transmission never drives outbreaks [Video]. YouTube. Retrieved April 18, 2020.

Fitzpatrick, B. R., Berends, M., Ferrare, J. J., & Waddington, R. J. (2020). Virtual Illusion: Comparing student achievement and teacher classroom characteristics in online and brick-and-mortar charter schools. Educational Researcher, 49(3), 161–175.

Folkhälsomyndigheten. ( 2020) Covid-19 in schoolchildren: A comparison between Finland and Sweden. [Article number: Public Health Agency of Sweden 20108-1].

Forbes, H., Morton, C., Bacon, S., McDonald., H., Minassian, C., Brown, J., Rentsch, C., Mathur, R., Schultze., A., DeVito, N., MacKenna, B., Hulme, W., Croker, R., Walker, A., Williamson, E., Bates, C., Mehrkar, A., Curtis, H., Evans, C., … Tomlinson, L. (2020). Association between living with children and outcomes from COVID-19: An OpenSAFELY cohort study of 12 million adults in England. The British Medical Journal, 372:n628.

Fore, H., Dongyu, Q., Beasley, D., & Ghebreyesus, T. (2020). Child malnutrition and COVID-19: The time to act is now. The Lancet, 396(10250), 517-518.

Fuchs-Schündeln, N., Krueger, D., Ludwig, A., & Popova, I. (2020, November). The long-term effects of school closures. VoxEU.org. The Centre for Economic Policy Research.

GOV.UK. (2021, March 30). Coronavirus (COVID-19).

Graetz, D., Agulnik, A., Ranadive, R., Vedaraju, Y. , Chen, Y., Chantada, G., ,Metzger, M., Mukkada, S., Force, L., Friedrich, P., Lam, C., Sniderman, E., Bhakta, N., Hessissen, L., & Dalvi. R. (2021). Global effect of the COVID-19 pandemic on paediatric cancer care: A cross-sectional study. The Lancet Child & Adolescent Health, 5(5), 332-340.

Green, J., Staff, L., Bromley, P., Jones, L., & Petty, J. (2021). The implications of face masks for babies and families during the COVID-19 pandemic: A discussion paper. Journal of Neonatal Nursing, 27(1), 21–25.

Hanushek, E., & Woessmann, L. (2020, September). The Economic impacts of learning losses. OECD Education Working Paper Nr. 225. Organization for Economic Co-operation and Development.

Heavey, L., Casey, G., Kelly, C., Kelly, D., & McDarby, G. (2020). No evidence of secondary transmission of COVID-19 from children attending school in Ireland, 2020. Euro Surveillance, 25(21):2000903.

Ioannidis, J. P. (2021). Infection fatality rate of COVID-19 inferred from seroprevalence data. Bulletin World Health Organisation, 99, 19–33F.

Inglesby, T. V., Nuzzo, J. B., O’Toole, T., & Henderson, D. A. (2006). Disease mitigation measures in the control of pandemic influenza. Biosecur Bioterror, 4(4), 366-75.

Jefferson, T., Del Mar, C. B., Dooley, L., Ferroni,  E., Al-Ansary, L. A., Bawazeer, G. A., Driel, M. L., Jones, M. A., Thorning, S., Beller, E. M, Clark, J., Hoffmann, T. C., Glasziou,  P. P., & Conly, J. M. (2020). Physical interventions to interrupt or reduce the spread of respiratory viruses. Cochrane Database of Systematic Reviews, 11(CD006207).

Jefferson, T., & Heneghan, C. (2020, July 23). Masking lack of evidence with politics. The Center for Evidence-Based Medicine.

Jiao, W. Y., Wang, L. N., Liu, J., Fang, S. F., Jiao, F. Y., Pettoello-Mantovani, M., & Somekh, E. (2020). Behavioral and emotional disorders in children during the COVID-19 epidemic. The Journal of Pediatrics, 221, 264–266.e1.

Jones, R. (2021). Reopening schools is welcomed but new mitigations are unnecessary and damaging. The British Medical Journal. [Rapid response].

King, D. L., Delfabbro, P. H., Billieux, J., & Potenza, M. N. (2020). Problematic online gaming and the COVID-19 pandemic. Journal of Behavioral Addictions, 9(2), 184-186.

Korioth, T. (2020). AAP issues guidance to ensure continued care for children during pandemic. [Editor’s Note]. AAP News.

Kulldorff, M., Gupta, S. & Bhattacharya, J. (2020, October 4). The Great Barrington Declaration.

Kuhfeld, M., & Tarasawa, B. (2020, April) The COVID-19 slide: What summer learning loss can tell us about the potential impact of school closures on student academic achievement. (KAP5122). NWEA Research.

Lacobucci, G. (2021). Covid-19: Mass testing at UK universities is haphazard and unscientific, finds BMJ investigation. The British Medical Journal, 372:n848.

Ladhani, S., Viner, R., Lynn, R., Baawuah, F., Saliba, V., & Ramsay, M. (2020, August 6) Lockdown measures reduced the risk of Covid-19, but had unintended consequences for children. The British Medical Journal Opinion. [Letter to the editor].

Lawson, M., Piel, M., & Simon, M. (2020). Child maltreatment during the COVID-19 pandemic: consequences of parental job loss on psychological and physical abuse towards children, child abuse & neglect. Elsevier, 110(Part 2).

Lazzerini, M., Sforzi, I., Trapani, S., Biban, P., Silvagni, D., Villa, G., Tibaldis, J., Bertacca, L., Felici, E., Perricone, G., Parrino, R., Gioè, C., Lega, S., Conte, M., Marchetti, F., Magista, A., Berlese, P., Martelossi, S., Vaienti, F., … Mariani, I., on behalf of COVID-19 Italian Pediatric Study Network (2021). Characteristics and risk factors for SARS-CoV-2 in children tested in the early phase of the pandemic: A cross-sectional study, Italy, 23 February to 24 May 2020. Euro Surveillance, 26(14):pii=2001248.

Lewis, S., Munro, A., Smith, G. & Pollock, M. (2021) Closing schools is not evidence based and harms children. British Medical Journal, 372(521).

Loades, M., Chatburn, E., Higson-Sweeney, N., Reynolds, S., Shafran, R., Brigden, A., Linney. C., McManus, M., Borwick, C., & Crawley, E. (2020). Rapid systematic review: The impact of social isolation and loneliness on the mental health of children and adolescents in the context of COVID-19. Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry, 59(1), 1218-1239.

Lovelace, B. (2021, March 25). Pfizer begins Covid vaccine trial on infants and young kids. CNBC. Health and Science.

Ludvigsson, J. (2020). Children are unlikely to be the main drivers of the COVID-19 pandemic – A systematic review. Acta Paediatrica, 109(8), 1525-1530.

Ludvigsson, J., Engerström, L., Nordenhӓll, C., & Larsson, E. (2021). Open schools, COVID-19, and child and teacher morbidity in Sweden. The New England Journal of Medicine, (389), 669-671.

Madewell, Z. J., Yang, Y., Longini, I. M., Halloran, M. E., & Dean, N. E. (2020). Household transmission of SARS-CoV-2: A systematic review and meta-analysis. The Journal of The American Medical Association Network Open, 3(12):e2031756.

Montag, C., & Elhai, J. (2020). Discussing digital technology overuse in children and Adolescents during the COVID-19 pandemic and beyond: On the importance of Considering Affective Neuroscience Theory. Elsevier Addictive Behaviors Reports, 12, 100313.

Munro, A., & Faust, S. (2020). Children are not COVID-19 super spreaders: time to go back to school. Archives of Disease in Childhood, The British Medical Journal, 105, 618-619.

National Center for Education Statistics (NCES). (2012). Schools and staffing survey. [Table 2. Average and median age of public school teachers and percentage distribution of teachers, by age category, sex, and state: 2011–12].

Nissen, J. B., Højgaard, D. & Thomsen, P. H. (2020). The immediate effect of COVID-19 pandemic on children and adolescents with obsessive compulsive disorder. BMC Psychiatry, 20, 511.

Odd., D., Sleap, V., Appleby, L., Gunnnell, D., & Luyt, K. (2020, July) Child suicide rates during the COVID-19 pandemic in England: Real-TIME surveillance. National Child Mortality Database (NCMD).   

Oke, J. & Heneghan, C. (2020, March 17). Global Covid-19 case fatality rates. The Centre for Evidence-Based Medicine (CEBM).

Organisation for Economic Co-operation and Development (OECD). (2018).  Who are the teachers? Age distribution of teachers [Excell]. Retrieved April 18, 2021.

PANDATA (Pandemics Data & Analytics). (2020, December). Protocol for reopening society.

Patel, A. B. & Verma, A. (2020). Nasal ACE2 levels and COVID-19 in children. The Journal of the American Medical Association, 323(23), 2386–2387.

Pfizer. (2021). Clinical trials in children. Retrieved April 6, 2021.

Santoli, J. M., Lindley, M. C., DeSilva, M. B., Kharbanda, E. O., Daley, M. F., Galloway, L., Gee, J., Glover, M., Herring, B., kang, Y., Lucas, P., Noblit, C., Trooper, J., Vogt, T., & Weintraub, E. (2020). Effects of the COVID-19 pandemic on routine pediatric vaccine ordering and administration – United States, 2020. Morbidity and Mortality Weekly Report, 69, 591–593.

Schwarz, S., Jenetzky, E., Krafft, H., Maurer, T., & Martin, D. (2021, March 1). Corona Children Studies “Co-Ki”: First Results of a Germany-Wide Registry on Mouth and Nose Covering (Mask) in Children. Research Square. [Online preprint]

Shekerdemain, L., Mahmood, M., & Wolfe, K. (2020) Characteristics and outcomes of children with coronavirus disease (COVID-19) infection admitted to US and Canadian pediatric intensive care units. The Journal of American Medical Association Pediatrics, 174(9), 868-873.

Sidpra J., Abomeli D., Hameed B., & Baker, J., & Kshitij, M. (2021) Rise in the incidence of abusive head trauma during the COVID-19 pandemic. Archives of Disease in Childhood, 106:e14.

United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization (UNESCO). (n.d.). Adverse consequences of school closures. [COVID-19 education response]. Retrieved May 4, 2021.

UNESCO. (2020, August 8). UN Secretary-General warns of education catastrophe, pointing to UNESCO estimate of 24 million learners at risk of dropping out.

UNESCO. (2021, March 19). One year into COVID-19 education disruption: where do we stand?

United Nations International Children’s Emergency Fund (UNICEF). (2020, November). Children in monetary poor households and COVID-19. [Technical note].

United Nations News. (2020, December 28). The virus that shut down the world: Education in crisis.

Van Lancker, W., & Parolin, Z. (2020) COVID-19, school closures, and child poverty: A social crisis in the making. The Lancet Public Health, 5(5).

World Health Organisation (WHO). (n.d.a). Adolescent health in the South-East Asia region. Retrieved May 4, 2021.

WHO. (n.d.b). Transmission of COVID-19 by asymptomatic cases. Retrieved May 4, 2021.

WHO. (2019) Global influenza programme: Non-pharmaceutical public health measures for mitigating the risk and impact of epidemic and pandemic influenza. [Licence: CC BY-NC-SA 3.0 IGO].

WHO. (2020a, June 5). Advice on the use of masks in the context of COVID-19. [Interim Guidance]. (Report Number: WHO/2019-nCov/IPC_Masks/2020.4).

WHO. (2020b, December 21) Mask Use in the Context of Covid-19: Interim Guidance. [Report number: WHO/2019-nCoV/IPC_Masks/2020.5].

Wood, R., Thompson, E., Galbraith, R., Gribben, C., Caldwell, D., Bishop, J., Reid, M., Shah. A., Templeton, K., Goldberg, D., Robertson, C., Hutchinson, S., Colhoun, H., McKeigue, P., & McAllister, D. (2020). Sharing a household with children and risk of COVID-19: A study of over 300,000 adults living in healthcare worker households in Scotland. Archives of Disease in Childhood, 0:1–6.

Xiao, J., Shiu, E., Gao, H., Wong, J., Fong, M., Ruy, S., & Cowling, B. (2020). Nonpharmaceutical measures for pandemic influenza in nonhealthcare settings: personal protective and environmental measures. Emerging Infectious Diseases Journal, 26(5). Centers for Disease Control and Prevention (CDC).

Publisher’s note: The opinions and findings expressed in articles, reports and interviews on this website are not necessarily the opinions of PANDA, its directors or associates.

Share this

Post Tags

Our News In Your Inbox

Subscribe to our newsletter

RECENTLY ADDED TO THE SITE

Global Health and the Art of Really Big Lies

Global Health and the Art of Really Big Lies

by Dr David Bell | The new public health response that was trialed during this outbreak is far more attractive to investors creating vast opportunities for future growth. Holding to the new dogma enables a positive career path and financial security, as did siding with the Inquisition centuries ago.

Pfizer’s Covid-19 Vaccine Clinical Trial Review

Pfizer’s Covid-19 Vaccine Clinical Trial Review

by Shay Zakov | In this work, we review the reports provided by Pfizer to the FDA for the trial’s first interim analysis. The reports demonstrate severe flaws in the procedure of approving Pfizer’s Covid-19 vaccine based on data from the vaccine’s phase III clinical trial.

Open letter to Facebook for de-platforming and ripping off PANDA

Open letter to Facebook for de-platforming and ripping off PANDA

When the foundations of civil societies are being overhauled at speed, and when tried and tested laws and policies are being replaced, people need open spaces for inquiry and debate more than ever. Social media platforms should not only take responsibility for facilitating such fora, but should actively embrace and encourage them.